Local Conference Advance

Available Language(s):


AUTHOR: NAD Stewardship
PRESENTER: Ed Barnett

The church was bowed in grief this week to learn that one of our most valuable members, Someone Else, passed away. This death creates a vacancy that will be difficult to fill. Someone Else has been with us for many years doing far more than a normal person’s share of the work. Whenever leadership was mentioned, this wonderful person was looked to for inspiration.


Whenever there was a job to do, a class to teach, or a meeting to attend, one name was on everyone’s list: Let Someone Else do it. Someone Else was also among the largest givers of the church. When there was a financial need, all assumed that Someone Else would make up the difference.


This beloved church member sometimes appeared superhuman. But a person can only do so much; everybody expected too much of Someone Else.


Now Someone Else is gone. Who will pitch in to do the things that Someone Else had done? If you are asked to volunteer in church, you will no longer be able to reply, “Let Someone Else do it.” Now you need to pick up where Someone Else left off.


As we give to support God’s work here and abroad, let’s remember that every member’s help is needed.



AUTHOR: NAD Stewardship
PRESENTER: Florencio Zabala

Esta semana la iglesia estaba cabizbaja de dolor, al saber que Alguien Más falleció. Esta muerte crea una vacante que será difícil de llenar. Alguien Más ha estado con nosotros por muchos años. El hizo mucho más de la labor que le correspondería a una persona normal. Cuando fuera que se mencionara el liderazgo, se miraba hacia esa persona por inspiración.


Cuando fuera que hubiera un trabajo para hacer – una clase que enseñar, o una reunión a la cual asistir – un nombre estaba en la lista de todos: “Deje que Alguien Más lo haga”. Alguien Más también estaba entre los mayores donantes de la iglesia. Cuando había una necesidad económica, todos asumían que Alguien Más haría la diferencia.


Este amado miembro de iglesia era una persona maravillosa, algunas veces pareciendo super humano; pero una persona sólo puede hacer hasta cierto punto. Todos esperaban demasiado de Alguien Más.


Ahora Alguien Más se ha ido. ¿Quién se ofrecerá para hacer las cosas que Alguien Más hizo? Si a usted se le pide que haga una labor en la iglesia, esperamos que no conteste, “deje que Alguien Más lo haga.” Ahora hay que continuar donde Alguien Más dejó.

Mientras damos para sostener la obra de Dios aquí y en el exterior, recordemos que se necesita la ayuda de cada miembro.



Key Words / Tags

Click a tag below to see related offertory readings.

Originally prepared for August 23, 2014

Back to OFFERTORY READINGS